Te gusta.... ¡¡compartelo!!


domingo, 25 de enero de 2015

* Collado del Río Peces, 1.753 metros.

 
Collado del Río Peces.
(Pino solitario).

Hoy, con Emma y Remi, subiremos hasta el Collado del Río Peces. Collado que se encuentra a 1.753 metros de altitud, antesala del pico de la Pinareja, en la Mujer Muerta. Y donde se encuentra el "pino solitario".

Ruta circular: no.
Distancia (ida y vuelta): unos 22 km.
Desnivel: 1.300 metros
Tiempo: 5 horas y media (debido a la cantidad de nieve encontrada)

Cola del  Embalse de Puente Alta, Revenga.

Dejaremos el coche al comienzo de la pista del Embalse de Puente Alta, por estar prohibido el acceso hasta la cola del mismo. Cosa que ahora al principio de la ruta, no nos importó mucho, pero que cuando regresamos..... éstos dos kilómetros y medio de pista hasta el coche, nos supusieron un esfuerzo tremendo.


Así, partiremos del pueblo de Revenga, a 1.132 metros, por la carretera del Embalse, hasta el final del asfaltado y seguiremos remontando el Río Acebeda, tras pasar por el Azud del Acueducto. Donde llegaremos a un puente con una pista asfaltada que tomaremos en dirección a la derecha, al acabar la pista y tras proseguir por senderos, llegaremos al Collado del Río Peces, desde el cual se accede sin ninguna dificultad por la cresta hasta el pico de la Pinareja.



El frío helador que emanaba de los árboles se veía reconfortado por ésos rayos de sol que aparecían intermitentes....
 

 A nadie mas se le ocurrió subir hoy por aquí.....


No nos encontraremos con nadie en todo el recorrido.
Los senderos, todos con nieve virgen, donde llegaría alcanzar los 25 y 30 centímetros, nos dificultaría bastante la progresión.....


La nieve nos iba revelando las huellas de corzos, de jabalíes, de zorrillos... 
Es en éstos días, donde uno es consciente de la cantidad de animales que guarda el bosque. Aunque casi nunca se dejen ver.... 


La magia de la nieve apareció.
Esa magia que transforma los senderos, esconde los hitos y desorienta al caminante.... que por unos instantes se ve trasportado a un lugar lejano, desconocido, extraño, diferente, blanco, precioso, frío, nuevo.




Remi.

Por cortesía, dejamos a Remi ir en todo momento el primero. 
Por éso y porque abriera  huella.... Trabajo éste, el de abrir huella en la nieve, cansado, agotador, en algún momento casi extenuante. 









Los pinos ya no podían retener mas nieve,
y adoptan extrañas figuras blancas, congeladas.....

Pregunté a Remi cuanto quedaba hasta el Collado,

_ Unos quinientos metros.

Bueno, decir que sus quinientos metros, (quinientos metros en la mente de un hombre que dos días a la semana sale a correr dos horas, otros dos días nada unos cientos de largos en la piscina, y los otros tres días que quedan hasta completar la semana, sale en bici de montaña, recorriendo una media de 70 kilómetros al día), pues quedaron traducidos en varios kilómetros..... jajajajajjajaaj



Las últimas rampas se hacen duras, las piernas parecen pesar dos toneladas cada una. Cada paso se traduce en levantar el pie hasta superar ésos 25, casi 30, centímetros en algún caso.....



El Collado del Río Peces aparece ante nosotros, bañado por un sol radiante. 
Toda la pradera inmaculada, que fuimos privilegiados en pisar y contemplar.
Por un momento, nuestros corazones se vieron continuando ladera arriba, al encuentro de la cima de La Pinareja. Pero no. La nieve era tanta que nos hubiera llevado una gran inversión de tiempo el lograr dicha cima por ésta ruta.



Foto de grupo!!! 
Unos frutos secos, un par de tragos de agua congelada..... y comenzamos a bajar..... 
Emma intentaba buscar "atajos", que en algún momento cogimos.... jajajjajaja

Nos hemos hartado a pisar nieve!!!!


¡¡¡NOS VEMOS!!!

lunes, 22 de diciembre de 2014

Chozo Aranguez por La Chorranca.






Mañana fría en la que nos hemos juntado para patear la que posiblemente sea la última ruta de ésta año 2.014.
Saldremos del Aserradero de Valsaín, subiremos por el Cerro del Puerco, ascenderemos a La Chorranca, justo en el punto en el que el sendero de la fuente del Ratón muere en la pista de la Cueva del Monje, remontaremos La Chorranca y continuaremos el ascenso hasta llegar al Chozo Aranguez. A los pies del canchal de Peñalara.

Distancia: 15 kilómetros.
Circular: No.
Dificultad: en ésta época del año, nos encontraremos con bastantes placas de hielo, nieve dura y diversos cruces de arroyos y ríos.



Caminamos sobre un fino manto blanco, tímido, callado, congelado.... un caminar silencioso sólo roto por el crujir de nuestras botas sobre él.



Este domingo, el día mas corto del año 2.014.
Donde el solsticio de invierno marca el inicio de la cuarta estación del año en el hemisferio norte....


No hemos encontrado nada de nieve hasta casi llegar al chozo.
Muchas placas de hielo, pero nada de nieve.
Varios cruces de ríos y riachuelos. Alguno un poco comprometido. Con rocas resbaladizas como escurridizas truchas.....


Tras coronar el Cerro del Puerco, llegamos a la pista de la Cueva del Monje, y caminaremos hasta llegar a la curva, en donde, como en un cruce de caminos, nos aparece el sendero que sube del Cenean y la Fuente del Ratón, y el sendero que sube, infinito, picado, hacia La Chorranca. Pasando por el Arroyo del Diablo.


 Salto de La Chorranca.

"Yo soy el río.
Pero a veces soy bravo y fuerte
pero a veces no respeto
ni a la vida ni a la muerte.

Bajo por las atropelladas cascadas,
bajo con furia y con rencor,
golpeo contra las piedras más y más,
las hago una a una pedazos interminables."

(El Río; Javier Heraud)



Remontamos este salto de agua, dejando atrás el tremendo sonido del agua contra las rocas, el frescor, el olor a humedad, la fuerza y la furia.


Desde lo alto de La Chorranca, vuelvo la vista atrás....
¡Cuanto me gustaría estar ahora mismo allá! 
Justo enfrente mío. 
En ése Montón de Trigo....


Caminamos por un sendero entre pinos altos, que pronto nos conduce a una pradera toda borracha de agua, en donde inevitablemente, nuestras botas se hunden levemente en cada paso....
Apretamos el paso para no mojarnos demasiado.... 



Y comenzamos a ascender el último trozo de pinar que nos desembocará justo debajo de la  Majada del Chozo Aranguez.
El viento comienza a soplar fuerte.... el ruido de las ramas es ronco y suave.... me detengo y cierro los ojos... mágicamente, me traslado hasta una playa, de arena fina, donde el sonido del mar me envuelve....


Por fin encontramos nieve. Muy dura.
Todo el sendero hasta el Chozo es una pista de patinaje. Por lo que improvisamos un sendero secundario, una vía alternativa.


Tenemos ganas de llegar al Chozo, de entrar y refugiarnos del viento congelador que nos atropella por todos los lados, queriéndose colar entre la ropa....



Aquí siempre hace aire. Es un misterio. En cualquier época del año.
Siempre corre el viento y siempre me quedo enamorada de éste paisaje, de ésta pradera a los pies de Peñalara.
Queriendo subir por ése canchal que me llama.....


Entramos en el nuevo Chozo Aranguez, ahora cálido, sin ruidos del aire entre sus grietas, con mesa y bancos, con una nueva estufa y ventanales.
Observo que han conservado el cartel que subí el día que limpiamos el antiguo chozo. Hace ya tres años...



En noviembre del 2011, fue cuando subimos a limpiar el Chozo, con todo lo que ello conllevaba....
Subir los materiales, las herramientas,  colocar y sujetar la plataforma, barrer y achicar el agua que tenía dentro, arreglar la estufa, limpiarle, barrerle y bajar toda la basura......
En un día que recuerdo lluvioso de principio a fin, con frío y mucho aire....
Remi, Emma, Ino y yo, cuatro desconocidos para todos los que posteriormente subirían y encontrarían éste cartel, sin firmar, con tan sólo un mensaje
 
Lo que escribí aquel día:   Limpieza del Chozo Aranguez.


Estuvimos almorzando, ése bizcocho de arándanos de Rosa.....y  un café calentito de Inma....



Tras arroparnos bien, para enfrentarnos de nuevo a ése viento frío y congelador que hacía fuera....
Salimos y comenzamos a bajar.... rápidos....








Resbalón tras resbalón....  y entre medias..... caminando..... llegamos a ése momento.....

Momento en el que Alfredo y yo, que habíamos decidido bajar por la ladera, comprobamos asombrados que el resto del grupo no había seguido nuestros pasos....
Y desde el otro margen del río, (confieso.... que riéndonos),  esperamos a que salvaran ésta situación y bajaran de la única opción posible.....





El camino de descenso fue deleitado por todas ésas comidas suculentas que Alfredo y Jesús nos cocinan a cada paso. 
Transportándonos.....
comidas repletas de especies, de olores y de sabores....


La mañana fría del principio, con los senderos helados,  se transformó en un paseo casi primaveral. Increíblemente extraño para ser 21 de Diciembre...



Hablamos de rutas nuevas para el 2.015, propusimos retos (que espero se cumplan)....
Soñamos con coronar algún 3.000....
con viajar a los Picos....
y nos vimos en ésas cumbres....



Belén del Chozo Arnguez.